Actualidad Astronómica AAV-BAE

Perseidas 2014


Este año, el máximo de las Perseidas se producirá dos días después de la luna llena por lo que la luz de nuestro satélite iluminará el cielo toda la noche, impidiendo la observación de la lluvia de meteoros en óptimas condiciones. A pesar de este inconveniente no hay que desanimarse ya que la alta actividad de las Perseidas nos permitirá ver un buena cantidad de meteoros brillantes.

¿Qué son las Perseidas?

Pese al nombre que le damos, no se trata de una lluvia de estrellas. En realidad, tanto esta lluvia como otras que se producen a lo largo del año, tienen su origen en las partículas de polvo que se desprenden de los cometas cuando se acercan al Sol. Dichas partículas reciben el nombre de meteoroides y orbitan alrededor del Sol formando extensas nubes, más o menos densas, llamadas tubos meteóricos. El cometa progenitor de las Perseidas es el 109/Swift-Tuttle, descubierto en 1862 por Lewis Swift y Parnell Tutle. Su órbita alrededor del sol tiene un periodo de 133 años y su último paso por su perihelio -punto de su órbita más cercano al Sol- fue en 1992

03agosto2006perseidasCuando la Tierra pasa a través de una de estas nubes, los meteoroides atraviesan nuestra atmósfera a una gran velocidad (59 km/s en el caso de las Perseidas) y empiezan a hacerse visibles a unos 120 Km de altura, cuando la enorme fricción con las capas superiores de la atmósfera los calienta y se “encienden” emitiendo luz. Esa luz que vemos dibujar un trazo en el cielo nocturno, y que popularmente llamamos “estrella fugaz”, es en realidad un meteoro. Si el meteoro es muy brillante y alcanza o supera la magnitud de Júpiter o de Venus se le llama bólido. En contadas ocasiones, los bólidos suelen dejar estelas que podemos ver brillar tenuemente durante varios segundos o minutos. Incluso pueden variar de color, fragmentarse o explotar al final de su recorrido.

Cuando observamos una lluvia, tenemos la impresión de que todos los meteoros parecen surgir de un punto concreto del cielo. A este punto, lo llamamos radiante. En realidad la trayectoria de todas las partículas que atraviesan la atmósfera son paralelas y lo que vemos, es un efecto de perspectiva similar a cuando miramos las vías de un tren que parecen unirse a los lejos.

Por esta razón, a las lluvias de meteoros se les pone el nombre de la constelación en donde se sitúa su radiante. Como su nombre nos indica, el radiante de las Perseidas está en la constelación de Perseo, cerca del conocido Doble Cúmulo.

Las Perseidas en 2014

La actividad de las Perseidas suele producirse entre mediados de julio y el 24 de agosto. El pico máximo de la lluvia está previsto para la noche del 12 al 13 de agosto con una THZ de unos 100 meteoros/hora. En las noches anterior y posterior a la del máximo también habrá una actividad interesante que puede llegar a los 40 o 50 meteoros/hora. El resto de los días en los que está presente la lluvia no se suelen superar los 10 meteoros/hora.

Este año, las condiciones para observar las Perseidas durante los días de máxima actividad no serán muy buenas debido a la presencia de la luna casi llena iluminando el cielo e impidiendo la observación de los meteoros más débiles. Afortunadamente, las Perseidas es una lluvia que produce bastantes meteoros lo suficientemente brillantes para ser vistos, incluso, con luna llena.
radiante perseidas


Algunos consejos para observar las Perseidas


¿Cuántos meteoros podré ver? Teniendo en cuenta que, a parte de las Perseidas, hay otras lluvias menores activas en los mismos días, esa es una pregunta difícil de contestar. Dependerá de las circunstancias de cada observador pero es difícil alcanzar a ver los 100 meteoros/hora indicados por la THZ (Tasa Horaria Zenital) ya que esta cantidad se calcula para el pico de máxima actividad y para unas condiciones de observación ideales: observador experimentado, radiante de la lluvia en el zenit, cielo totalmente despejado, magnitud límite visual de 6.5, etc. Para una explicación más detallada sobre la THZ pinchar aquí.

Como hemos dicho antes, la presencia de la luna es un factor que nos impedirá ver una buena parte de los meteoros. Veamos algunos consejos que nos ayudarán a mejorar la observación y a que se nos haga más agradable:
  • Alejarse de los núcleos de población en busca de un lugar sin contaminación lumínica. Si sumamos la luz artificial a la luz de la luna, el número de meteoros que veremos será ínfimo.
  • Buscar un lugar sin obstáculos cercanos para que nos permita ver la mayor porción de cielo posible.
  • Mirar a la zona del cielo opuesta a la luna.
  • No utilizar ningún tipo de instrumento óptico. La mejor manera de ver una lluvia de estrellas es a simple vista.
  • Cuanto más dure el tiempo de observación más meteoros veremos. Además tenemos que ser pacientes ya que, a lo largo de la noche, habrá momentos en los que veremos más meteoros y otros en los que veremos pocos o ninguno.
  • Lo normal es que vayamos a pasar unas cuantas horas de observación por lo que es conveniente estar cómodos: tumbados encima de una colchoneta, en una tumbona de playa, etc. También es conveniente llevar algún alimento y bebida caliente.
  • Aunque estemos en agosto, es imprescindible llevar ropa de abrigo, calzado adecuado, un gorro, guantes, etc. Por la noche suele bajar la temperatura y debemos evitar que el frío nos arruine una buena observación.
Fotografiar las Perseidas con una cámara réflex digital.
  • Es preferible utilizar objetivos de gran campo y alta luminosidad.
  • Utilizar un trípode y un cable disparador.
  • Podemos automatizar la toma de imágenes utilizando un intervalómetro.
  • Para evitar que las fotos se velen, hay que ajustar la sensibilidad (ISO) y los tiempos de exposición a las condiciones del cielo (contaminación lumínica, nubes, luz de la luna, etc).

Más información:

Socieda de Observadores de Meteoros y Cometas de España
Guía de observación video y fotográfica de SOMYCE
International Meteor Organization


AAV-BAE