AGLAONICE, la primera astrónoma europea de la Historia (Siglos VI – III a.C.)

Aglaonice Greek

Haciendo honor al significado de su nombre, fue una astrónoma brillante en su tiempo y consiguió fama por predecir eclipses en aquella lejana época.

No sabemos cuando nació Aglaonice o Aglaonike, la información que tenemos de ella nos ha llegado a través de escritores clásicos como Plutarco o Apolonio de Rodas, por ambos sabemos que nació en la Grecia Antigua, probablemente nació en una familia de nivel social alto, fue hija de Hegetor de Tesalia.

Ambos escritores coinciden en decir que fue la primera mujer astrónoma conocida de la antigua Grecia. Tal vez estudió en Mesopotamia, el caso es que de alguna manera tuvo acceso al conocimiento de los ciclos Metónicos o Saros que los caldeos conocían. Estos ciclos se basan en que, cada 223 lunaciones aproximadamente la posición de la órbita de la Luna con relación a la terrestre vuelve a coincidir, con lo que vuelven a repetirse los eclipses cada 18 años y 11 días. Posiblemente formó parte de un grupo de mujeres más amplio y famoso en la región entre el siglo III y el siglo I a.C., probablemente sacerdotisas del templo de La Luna y que fue conocido como “las brujas de la Tesalia”.

Plutarco escribió sobre ella que “conocía muy bien los períodos en los que la luna llena estaba por eclipsar, sabiendo de antemano el momento en que la luna se ocultaría tras la sombra de la Tierra…”.

Desgraciadamente, en el siglo II antes de Cristo, después de que Aristóteles declarara que las mujeres no podían considerarse ciudadanos, se dudó de la capacidad científica de éstas, quedando limitadas a tener descendencia y cuidar la casa. Por eso prefirieron creer en los poderes sobrenaturales de Aglaonice antes que en su capacidad matemática y de observación celeste, por la que podía predecir el momento en que iba a suceder un eclipse lunar.

Es por eso que Aglaonice aparece como suma sacerdotisa de la diosa Hécate y, en vez de predecir los eclipses, el vulgo prefiere pensar que tiene, como hechicera, el poder de “encender o apagar” la Luna a su antojo y de hacerla “desaparecer o caer” del cielo.

No podemos saber con certeza lo que escribió o lo que enseñaba, pero su capacidad para predecir esos fenómenos la hizo famosa en su tiempo. Fue una de las más poderosas “brujas de Tesalia”, a quien se conocía con el sobrenombre de “la que puede hacer desaparecer la luna”. Sin embargo, ese extraordinario poder era más bien un profundo conocimiento de la luna y de sus ciclos. Sus contemporáneos mantenían que algunas mujeres de Tesalia poseían tradicionalmente, entre otras artes, el poder oculto de hacer que la luna desapareciera, y esto en aquella época en vez de significar estudio y conocimiento, estaba considerado como propio de la hechicería.

Lleva su nombre un cráter sobre la superficie del hemisferio sur de Venus.

Jesús Conde

We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.