Curso Astronomía 19. Pluton, el lejano .....¿?

Con esta entrega completamos el repaso del Sistema Solar, a los grandes cuerpos dependientes de la atracción gravitatoria de nuestra estrella (Sol). Más allá de la órbita tan lejana de este planeta, se han descubierto recientemente cuerpos casi tan grandes como Plutón, los datos que se dispone de ellos nos están aún lo suficientemente cotejados como para determinar que estos, e incluido Plutón, pertenezcan al cinturón de Kuiper o al grupo llamado transneptunianos. En el aire está la "pelota” de este debate internacional entre los profesionales y aficionados, que entienden de una forma u otra el origen y evolución de esos grupos. Actualizando los datos de este artículo debo reseñar, que nuestro querido Plutón ha dejado de ser un planeta mayor, para pasar a denominarse "planeta enano", determinado por la Asamblea General de la Unión Astronómica Internacional.

No es propio de estos inicios, sumergirnos en desarrollar aquí el debate sobre la "inmortalidad del cangrejo macho", como yo llamo a esta acalorada discusión en la que están implicados prácticamente los astrónomos y la misma I.A.U.

Al grano. El descubrimiento de Plutón, se produjo después de muchos años de conocer la existencia de Neptuno (1846), puesto que el estudio físico y orbital de este último exigía la seguridad y comprobación de su órbita alrededor del Sol.

A finales del siglo XIX llamó la atención de los astrónomos la pequeña perturbación orbital que sufría Neptuno. En 1905 el astrónomo Percival Lowel comenzó a calcular el posible cuerpo planetario responsable de las variaciones orbitales de Neptuno, sin mucho éxito dado, que el avance de éste sobre la bóveda celeste en su recorrido orbital es poco más de 2º, no estaba todavía bien definida en el tiempo.

Más tarde otro astrónomo llamado Charles Pickering también realizó varios estudios y cálculos sobre lo mismo que el anterior utilizando ambos las placas fotográficas, con el fin de registrar el cuerpo perturbador, pero también sin resultados positivos. Lo mismo le ocurrió al astrónomo aficionado Milton Humason que fue ayudante de Hubble en la búsqueda del Planeta X.

En 1929 el Observatorio de Lowel llamó a un astrónomo aficionado llamado Clyde Tombaugh para que continuara en la búsqueda del planeta esquivo, desde donde lo había dejado Milton Humason. Este joven astrónomo dedicó su esfuerzo a fotografiar la zona de la eclíptica de Gemini en el límite con Tauro. En Febrero de 1930 analizando las placas fotográficas realizadas a primeros de año, encontró un débil astro de casi la 15ª magnitud con leves desplazamientos en las cercanías de la estrella s de la constelación de Gémini.

Realizó exhaustivas comprobaciones con placas anteriores para evitar errores observando que en varias placas fotográficas realizadas por Humason también aparecía,con brillo muy debil, el planeta buscado. El 13 de Marzo de 1930 Clyde Tombaugh daba a conocer a la comunidad internacional la noticia del descubrimiento.

Este relato del descubrimiento, está basado en los archivos y crónicas oficiales de aquel tiempo que refleja muy someramente el camino que siguió la investigación planetaria para encontrar el objeto perturbador de la órbita neptuniana. Si se deseáis ahondar sobre el tema, en la biblioteca de la Agrupación encontraréis infinidad de datos históricos pormenorizados.

Bien, es momento después de 75 años de su descubrimiento exponer aquí unos pequeños datos físicos de este planeta enano, cual es su movimiento, donde se encuentra actualmente y algún dato último descubierto.

Comienzo por indicar que la órbita de Plutón es la más excéntrica de todo el Sistema Solar. Ya sabéis que la excentricidad es un dato que expresa la extensión de la elipse que forma su órbita. Una órbita circular, su valor es 0 siendo la de la parábola 1. Pues bien, la de Plutón alcanza una medida de 0,249 lo que la pone a la cabeza de las excentricidades de todos los planetas (fig.1). Lo mismo ocurre con su inclinación orbital con respecto al plano de la eclíptica, que viene a ser de 17,14º superando a mercurio (7º) en más del doble.

Plutón en su recorrido orbital alrededor del Sol atraviesa curiosamente la órbita de Neptuno, pero sin peligro de colisión con éste. Me explico, en los orígenes de su captura orbital solar, se instaló en una resonancia estable con respecto a Neptuno de 3:2, que quiere decir que, en tanto que Neptuno realiza 3 órbitas en torno al Sol, Plutón culmina 2 órbitas, evitando que éste último se acerque a Neptuno a menos de 2.750 millones de Km. El tiempo que transcurre cada órbita plutoniana es de unos 248,021 años terrestres, presentando su eje rotacional una inclinación de 119,6º. En comparación con la Tierra (23,45º) es una inclinación muy elevada de su ecuador con respecto al plano del Sistema Solar.

El tiempo que tarda en realizar una rotación sobre su eje viene a ser de unos 6,39 días terrestres, dato conseguido por medio del análisis de su variabilidad lumínica. Después de muchos años de estudio se dio con su diámetro ecuatorial, aproximadamente de unos 2.320 Km. (+ - 1%)


El planeta en su perihelio (el momento más cercano al Sol) que sucedió en Septiembre de 1989 se situó a unas 30,12 U.A (unidades astronómicas) de distancia y en su afelio (momento más alejado del Sol) ocurrido en Julio de 1866 llegó hasta las 49,83 U.A.

Plutón posee un satélite casi tan grande como él, llamado Caronte con un diámetro de unos 1.190 Km. (+ - 2%), cuyo período orbital coincide con el de rotación de Plutón y en una órbita alejada de unos 18.000 Km. de radio.

En Mayo de 2005, el Telescopio Espacial Hubble, descubre dos pequeñas lunas que orbitan más alejadas que Caronte, a unos 45.000 Km. de distancia del planeta principal.  Datos confirmados, que aumentan las especulaciones de cómo fueron capturados y cual es el origen de este mini sistema del que hacía referencia al comienzo de la exposición. Posteriormente se han descubierto otros dos satélites más orbitando Plutón

Debo recordaros, que algunos de los datos sobre todo, de los diámetros ecuatoriales y rotacionales en algunos autores no coinciden. Yo he procurado exponer los aceptados por la U.A.I (Unión Astronómica Internacional) que es la organización reguladora de toda la ciencia astronómica.

En este año 2006 Plutón se sitúa a una distancia de unas 32 U.A (4.800 millones de Km.), brillando con una magnitud visual de 14 y alcanzando la 14,3 en los próximos 10 años. Su diámetro aparente alcanza los 0,13" de arco aproximadamente. Su lento caminar por la bóveda celeste nos indica que cada año terrestre avanza poco más de 1º, lo que supone la estancia en cada constelación de entre 26 y 30 años. En el curso de 2006 se encuentra muy próximo a la estrella x (xi) de la constelación Serpentis. Para conocer su posición actual, basta con abrir cualquier programa informático, (progamas celestes).

 

 

Plutón y Caronte fotografiados por el HST el 21-2-94 cuando estaban a una distancia de 4.400 millones de km de la Tierra.

Hay que entender que un astro de la magnitud 14 adquiere el aspecto estelar y por tanto su brillo muy apagado puede confundirse en el campo de estrellitas que le rodean. Conociendo la zona donde se halla y ayudados con una carta estelar bien definida y apoyados con un telescopio de 200mm. de diámetro o superiores podremos intentar observarle a bajos aumentos. Una vez localizado podremos subir los aumentos con lo que reduciremos y oscureceremos el campo a observar, ganando el contraste que se da entre el fondo y el puntito de luz de un color amarillento con el que se nos presenta Plutón ante nuestros ojos. He de anotar que es imprescindible realizar el seguimiento motorizado para no perderle de vista.

Teniendo en cuenta su bajo brillo. Para registrarle digitalmente debemos usar cámaras de alta sensibilidad del chip detector que sean capaces de detectar hasta la 15ª magnitud. Realizando un seguimiento de registro durante un mes y tomando registros espaciados de una semana se podrá apreciar su desplazamiento entre las estrellas que le rodean.

Bueno amigos, aquí termina con esta entrega, mi humilde exposición sobre nuestro Sistema Solar y mi deseo mayor es que estos sencillos repasos por los Planetas os hallan servido de trampolín para lanzaros a mayores conocimientos que os esperan en el mundode esta nuestra, tan querida Astronomía.

Continuaré con vosotros y con otros temas de esta apasionante aventura en nuestro-vuestro GALILEO, y como siempre deseándoos noches despejadas y tiempo para no perdérnoslas, nos vemos dentro de tres Lunas.