Sistema Solar

El origen de nuestro Sistema solar

EN OBRAS...
El conocimiento de cómo se creó nuestro Sistema Solar, implica diversa hipótesis que se relacionan entre sí, para configurar una descripción global del origen del Sol y desarrollo planetario en torno a la estrella.
Este trabajo intenta recoger los distintos argumentos utilizados en la última década por equipos de científicos que argumentan el proceso del nacimiento solar y su coorte planetaria. Teniendo en cuenta los profundos y extensos análisis que referencian el tema, procuro exponer los argumentos a groso modo indicando los elementos más importantes, para dejar al lector que recurra a otras lecturas en profundidad sobre dichos temas (internet, libros, revistas, etc.).
Todas las exposiciones parten de una nube de gas y polvo interestelar originada, por diversas explosiones de supernovas en segunda y hasta tercera generación dejando restos de todos los elementos de la Tabla periódica, producidos en el final y muerte estelar. Desde el punto de vista de la composición química del Sol y demás cuerpos del sistema solar, no cabe duda de que es el resultado de la explosión de varias supernovas antiguas.
 
Las nubes interestelares de gas y polvo, que habitan los espacios de nuestra Galaxia, requieren determinadas condiciones para colapsar y así desencadenar en su seno la formación de nuevas estrellas. Un mecanismo eficaz que induzca al colapso de una nube interestelar de gas y polvo, es la explosión de una supernova cercana, que perturbe la estabilidad física del gas iniciando turbulencias por el aumento de la temperatura, dando paso al aumento de densidad y entrando de inmediato la gran fuerza gravitacional que permita la rotación de la nube de gas y polvo, donde el choque de los átomos de la materia dispare el colapso y concentración de los mismos en la protoestrella inicial solar.
Hace unos 5.000 millones de años la nube interestelar de la que procedemos estaba compuesta de hidrógeno, helio y trazas de otros elementos más pesados, iniciándose la rotación y condensación de la materia en el centro de la nube rodeado de un disco de forma toroidal de materia en rotación que alimenta el núcleo estelar inicial. Aumenta la temperatura y la presión de este núcleo permitiéndole alcanzar la temperatura entre 10 y15 millones de grados centígrados, originando el encendido del motor solar.
Aumenta la velocidad de rotación de este núcleo presolar provocando el viento solar y con él, el electromagnetismo impulsado por los electrones ionizados con el aumento de la temperatura. En el disco de gas y polvo alrededor de la incipiente estrella da origen a la formación de cuerpos que crecen por acreción en múltiples colisiones en el transcurso orbital, llamado este proceso de coalescencia o unificación de cuerpos planetesimales como nacimiento de los planetas. Cercanos al Sol se consolidan los planetas interiores que van desde Mercurio hasta Marte y el cinturón de Asteroides pasando por Venus y la Tierra.
Antes del descubrimiento de los EXOPLANETAS, se entendía que los gigantescos planetas gaseosos como Júpiter y Saturno fueron expulsados a las órbitas más o menos actuales, construidos con los restos gaseosos expulsados del disco protoplanetario en rotación de la Nebulosa. El descubrimiento de enormes planetas gaseosos muy superiores en masa y volumen a nuestros gigantes gaseosos como Júpìter, encontrados orbitando muy cerca de su estrella, ha invitado a diversos grupos de astrónomos profesionales a pensar en la posibilidad de que en el inicio nuclear de nuestro Sol, nuestros gigantes gaseosos también orbitaron cerca del Sol. Prácticamente la gran mayoría de los descubrimiento de exoplanetas son enormes llegando a llamarles “jupiters calientes”. Bueno curioso nombre. ¿Qué ocurrió en nuestro Sistema solar con los gigantes gaseosos, para encontrarse actualmente tan alejados del Sol?. Cuando un planeta en formación se hace más grande por la fusión con él de infinidad de cuerpos, sometiendo al disco protoplanetario a un intercambio de energía y momento angular, cambiando las órbitas de estos gigantes gaseosos. Pero esta evolución-migración de Júpiter y Saturno hacia el interior del Sistema Solar, es determinado por las fuerzas gravitatorias de ambos al orbitar al Sol con una resonancia (tres órbitas de Júpiter por dos de Saturno). La influencia de este deambular resonante de estos gigantes y acretando cuerpos, es decir, aumentando sus masas, abrieron hueco en el disco por el que migraron de órbitas primitivas a las conocidas actualmente, manteniendo la resonancia y estabilidad gravitacional hoy conocida. Para el grupo científico que determinó esta hipótesis, mencionó a este proceso como la Gran Virada. El caos de este proceso influye en todos los cuerpos y planetas en construcción de tal forma que, sobre el Sistema más cercano al Sol en ciernes se produce una lluvia intensa de cuerpos el llamado “bombardeo intenso tardío” y otro tanto de cuerpos hacia el exterior del Sistema Solar, creando el “cinturón de Kuiper” o “cinturón transneptuniano”, situado entre 30 y 48 unidades astronómicas en el que se han detectado y descubierto cerca de 1.200 cuerpos planetarios.
Otros fueron eyectados aún más lejos, formando una gran esfera de miles de millones de cuerpos estelares, situados a más de 5.000 unidades astronómicas, llamada la “nube de Oort” nombre de su mentor científico. Se supone que esta esfera externa del Sistema solar, es la fuente de donde proceden los cometas de largo período orbital. Los dos cinturones nombrados son de gran importancia para el estudio astrofísico, puesto que son componentes primitivos de la nebulosa planetaria, conservando el momento angular de la misma y los elementos químicos de su composición primitiva.
Si deseáis toda la información completa, podéis encontrarla desde el número de Julio 2016 hasta los números actuales del 2017en la revista Investigación y Ciencia. Entiendo que no debo extenderme en sacar todos los argumentos que aparecen en las revistas mencionadas, dejo a los lectores su interés por este tema, ya que las nuevas hipótesis encajan y explican mejor el proceso, parece ser.
AAV-BAE