Seguimiento asistido por CCTV

Jesus Bilbao

Dado que cada vez hay un mayor número de aficionados que poseen cámaras de vídeo dispuestas a aplicarse a trabajos relacionados con la Astronomía Observacional, voy a exponer una utilidad relacionada con el seguimiento en Astrofotografía.

En este caso la cámara ideal es un modelo de las llamadas de vigilancia, que cuentan con una sensibilidad bastante alta, modificada de tal manera que esté terminada en una mecánica que permita colocarla en un portaocular o bien acoplarse de algún modo al telescopio.

Es bien conocido por los aficionados a la astrofotografía que el seguimiento proporcionado por una montura adolece de fallos debidos a pequeños defectos de ésta, errores mecánicos del sistema de seguimiento, incorrecta orientación del eje horario respecto a la polar, efecto de la refracción de la luz de los astros al atravesar la atmósfera, flexiones de la montura y del trípode o columna, etc.

Todo ello obliga al observador a controlar el movimiento de su equipo y corregir las eventuales desviaciones producidas a lo largo de la exposición. Generalmente esto se realiza siguiendo una estrella del campo de la fotografía o muy próxima a él mediante un sistema óptico que puede ser un telescopio colocado en paralelo a la cámara fotográfica (guía en paralelo) o bien visualizando una zona del cielo próximo al campo a fotografiar (guía fuera de eje). En ambos casos se observa una estrella mediante un ocular (generalmente provisto de retículo) para advertir las posibles derivas de esta estrella y el efecto de las correcciones introducidas.

Pues bien, este sistema exige una atención constante del observador, el cual además puede verse obligado a adoptar posturas a veces poco cómodas debido a la posición del astro o a la envergadura del instrumental.

Mi propuesta consiste en colocar una de estas cámaras en el foco primario o en lugar del ocular de seguimiento, visualizando en un monitor la imagen de la estrella guía En dicho monitor se colocará una referencia en la cual se deberá mantener la estrella actuando para ello sobre los movimientos lentos de la montura. El observador podrá mantener una posición cómoda para realizar el seguimiento; incluso pueden turnarse varios observadores si se trata de un seguimiento largo. Puede suprimirse el prisma cenital, necesario a menudo en observación visual, sobre todo en telescopios dotados de montura de horquilla, que tiende a confundir al observador al tener que realizar correcciones en sentido contrario al esperado debido a la imagen especular en un solo eje que proporcionan.

La referencia en el monitor se puede materializar de varios modos, por ejemplo pegando una forma poligonal de papel opaco en el centro de la pantalla (va bien una corona circular), o un dibujo realizado con tinta negra sobre papel trasparente sujeto de algún modo a la pantalla. Este dibujo puede tener forma de retículo (cruz de hilos). Con el fin de hacer visibles dichas formas en la oscuridad necesaria para no velar la película puede recurrirse a forzar el brillo y contraste de la pantalla de tal modo que se ilumine débilmente en las zonas que corresponden a la imagen del fondo del cielo, o a iluminar la referencia mediante una luz exterior débil. Otro modo consistiría en desenfocar la estrella guía para que tome el aspecto de un pequeño disco que se colocaría bajo la referencia.

Debemos tener en cuenta que casi todos los monitores tienen una lámina trasparente sobre el tubo de imagen para proteger a éste de golpes y rayas. A menos que podamos retirar momentáneamente esta protección, la referencia quedará a cierta distancia de la imagen formada en el tubo. En este caso deberemos mirar la imagen desde un punto situado en el eje de la pantalla para evitar el efecto de paralaje.